Todo intento de convertir al compañero en algo diferente de lo que es, de asemejarlo más a uno mismo, está destinado al fracaso y destruye la relación.
Tal como es el otro me enriquece, y tal como soy yo lo enriquezco.
Bert Hellinger

Algunas necesidades y problemas que se pueden abordar en la terapia familiar:

1. Iniciar una nueva relación ante la dificultad con una ex pareja de una de las partes.
2. Problemas de comunicación y de acuerdos ( por diferencia de carácter, de cultura, de criterio…)
3. Duelo inacabado de una relación anterior. Dificultad para cerrar una relación pasada.
4. Conflictos en una relación de pareja debido a la situación/relación familiar de las partes (intromisión, actitud de los hijos, padres…)
5. Utilizar la infidelidad a favor de la relación de pareja.
6. La pérdida de deseo sexual en la pareja. Las dificultades en la relación sexual.
7. Acompañamiento para la ruptura y el encuentro de una posible reconciliación o separación.
8. Facilitar y mejorar la comunicación con el padre o madre de uno de los hijos que se tienen en común.
9. Ayudar a resolver los problemas de codependencia y apego con la pareja.
10. Hallar modelos de relación de pareja que nos ayuden a evolucionar en la relación.
11. Recuperar el equilibrio en una relación dañada por una circunstancia o una acción de uno de los dos. Liberarse del resentimiento y la sensación de deuda.

12. La depresión en una relación de sufrimiento o después de una ruptura.

13. Desarrollar conscientemente cada etapa de la relación de pareja, para poder vivir la plenitud y la realización (El reconocimiento de las dificultades personales – La transformacion de la pareja en uno mismo – El Propósito de la relación)

  • Dificultades en la comunicación, discusiones constantes, dificultades para llegar a acuerdos, distanciamiento emocional y afectivo
  • Desacuerdo en la crianza y educación de los hijos
  • Falta de entendimiento en cómo y cuándo relacionarse con la familia de cada uno
  • Infidelidad y celos
  • Dificultades sexuales

Estas dificultades se pueden convertir en problemas crónicos cuando se instalan en el tiempo produciendo sufrimiento y sentimientos de frustración. La terapia de pareja puede ayudar cuando la pareja por sí misma se ve impotente para encontrar una solución.

Nuestra intervención profesional estaría orientada a ayudarles a entender lo que les pasa, potenciando la comunicación más eficaz; la expresión de sentimientos dentro de un clima de confianza y respeto que facilite llegar a consensos y acuerdos.

La terapia de pareja facilitaría afianzar los proyectos futuros donde la pareja pueda seguir valorando lo que obtiene del otro, evitando la rutina. Y en el caso de crisis, se acentuarían las capacidades negociadoras para tomar la decisión de la continuidad o no como pareja.

Otra de la orientación posible sería re-establecer una relación conyugal-parental efectiva que permita superar los retos que se producen en la crianza y aumentar el bienestar familiar.