Mientras alguien haga un reproche a sus padres y aún espere algo de ellos no puede tomar lo otro, lo que sí le han dado. Porque si lo tomara vería que es tanto, que no queda lugar para un reproche. Es decir que las expectativas ante los padres impiden la acción. El hijo mira a los padres en lugar de mirar la vida. De ese modo se vuelve incapaz de actuar.

Bert Hellinger

 

Las necesidades y los problemas que se pueden abordar en la Terapia Familiar.

1. Dificultad en la comunicación que impide la comprensión y el reconocimiento con los padres.
2. Dificultad en la relación con los padres, por ser controladores, autoritarios o sobreprotectores.
3. Incapacidad para lograr la autonomía y un vínculo familiar sano.
4. Conflicto con los propios padres o los de la pareja al iniciar una nueva relación o crear una nueva familia.
5. Las dificultades con los padres adoptivos, la búsqueda y la necesidad de reconocer a los padres biológicos.
6. El duelo por la muerte del padre o la madre.
7. Haber vivido abusos sexuales y físicos en la infancia.
8. Sentir la ausencia de la madre o el padre por abandono en la infancia o adolescencia.
9. Sentir un resentimiento o un enfado hacia uno de los padres o ambos.
10. La dificultad ante padres con trastornos de personalidad, depresión o enfermedades.

11. La depresión muchas veces está relacionada con alguna o varias problemáticas con el vínculo con los padres.

  • Cuando aparecen conflictos en las relaciones familiares y en la comunicación entre sus integrantes
  • Cuando las dificultades vienen dadas de las circunstancias relacionadas a la adaptación de las etapas que vive la familia tales como el embarazo, dificultades escolares, adolescencia, el retiro laboral, duelos, separaciones, etc. Si es necesario, en el caso de dificultades con los hijos o adolescentes, se realizan coordinaciones con la escuela y el instituto.
  • Cuando los problemas los presentan integrantes de la familia con síntomas graves (trastornos alimentarios, toxicomanías, depresiones, etc.)

La terapia familiar pone su mirada en las habilidades que se ponen de manifiesto cuando la familia se relaciona, en las capacidades de cada integrante y en las oportunidades que puede estar brindando el contexto en el que viven.

Aprovechamos los recursos naturales de cada familia como instrumento de cambio. Buscamos potenciar las cualidades para encarar las distintas crisis que inevitablemente se van produciendo y como manera de prevención e intervención en los riesgos de la salud mental del sistema familiar.

La terapia familiar sistémica busca encontrar nuevas maneras de comunicarse que sean más eficientes y que les permitan afrontar, resolver y gestionar los conflictos; que la familia aprenda a apoyarse emocionalmente y así establecer una convivencia beneficiosa para todos sus miembros.