¿Cuál es el factor más importante en la salud mental y emocional de un niño?

Para ir a dónde no sabes
has de ir por dónde no sabes

Al vivir ciertas experiencias de desamparo en mi infancia, necesité construir la seguridad y la confianza alrededor de lo que yo comprendía, es decir de mis propias ideas del mundo y los demás. Esta intelectualización se convirtió en una defensa sofisticada, al haber fallado las figuras significativas de apego, fui construyendo un carácter que basaba la seguridad en una intelectualización de todo lo que sentía. Recuerdo como hacía un ejercicio constante por estruturar todas mis ideas, para poder experimentar cierta seguridad en medio de la soledad y el esfuerzo por lograr una independencia forzada, a la que aún no estaba preparado ni maduro.

Por supuesto este esfuerzo por mantener mi cabeza bien ordenada para no perder el control emocional de lo que vivía, generó una sobre adaptación, que tuvo con el tiempo efectos devastadores en mis relaciones con los demás, por querer basar mi seguridad en mis propios juicios de lo que está bien o está mal, de lo que es valioso o importante y rechazar lo que consideraba que no lo era. Pero que a la vez, también me permitió desarrollar ciertas cualidades cognitivas, y de algún modo una capacidad introspectiva que aunque fuera desde un modo muy conceptual, me empujaba a querer conocerme más y mejor. Todos los niños que han vivido la soledad son personas con un mundo interno amplio y fértil.

Cada niño, en su falta de apego seguro, de vínculos de confianza, en las experiencias de miedo, de pérdida o abandono, necesita construir su seguridad en alguna parte de sí mismo que disocia, que fragmenta de su ser. De este modo se construye la personalidad.

Aún faltando poder construir mi identidad desde el apego seguro, las experiencias y los vínculos de mi infancia eran de confianza, por lo que no destruyeron algo esencial: MI CURIOSIDAD

La Curiosidad, queda destruida o reducida a su mínima expresión, cuando un bebé no puede confiar en sus figuras de apego, que es fundamentalmente la madre en la primer parte de su vida, y despues ambos padres. Por eso, el aspecto más importante para reconocer la salud mental y emocional de un/a niñ@ es la curiosidad, la curiosidad por descubrirse, por conocer al otro, y en esta relación bidireccional, circular, el niño se siente empujado a explorar el mundo, a desarrollar sus cualidades y dones para Conocer y Aprender. La Curiosidad es poder Imaginativo, es potencial Creativo.

¿Y que somos sin imaginación y creatividad? Una entidad rígida y temerosa que no tiene la disponibilidad para crecer en el mundo, para aprender de sí mismo, ni para sentir la motivación genuina por descubrir(se) y conocer a los demás.

Si la Curiosidad ha sido limitada por el miedo en la infancia, de que nuestros padres se enfadaran si queríamos jugar con algo que se podía romper, si cuando saltábamos de alegría o hacíamos ruido con nuestras explosiones emotivas, o si molestabábamos con nuestros intentos de explorar algo diferente, o teníamos interés en cuál sería el efecto de saltar sobre un charco en medio de la lluvia. Si la Curiosidad ha sido limitada o incluso negada porque las personas adultas de nuestro alrededor, se enfadaban o nos daban instrucciones constantes de lo que estaba bien o mal,  no nos permitían explorar nuestros estados anímicos. No estés triste, no te enfades, no grites, no molestes. Entonces la Curiosidad se experimenta como algo perjudicial, algo que va a dañar o va a hacerme sentir rechazado.

Miremos a nuestros hijos, a los niños con los que nos relacionamos y permitamosles descubrir de un modo irreverente, de un modo creativo. Si son curiosos podrán crecer, si son curiosos es porque confían en ti, en su entorno.

LA CURIOSIDAD IMPLICA

  1. La Capacidad de auto-observación, introspección.
  2. La Capacidad de empatía y mentalización: es una elección, que nos pone en situación vulnerable, porque para conectar de forma auténtica con el otro, tengo que conectar con algo mío que conozca ese estado emocional
  3. La Capacidad de percibir la dimensión emocional de las interacciones.
  4. Imaginación

LA CURIOSIDAD DESARROLLA

  • Interés por conocer el entorno  y a los demás
  • Necesidad de aprender como un fin en sí mismo
  • Interés genuino sobre los estados mentales propios y ajenos.
  • Conciencia del impacto emocional que pueden tener las cosas que decimos y que hacemos sobre los demás.
  • Capacidad de tomar diferentes perspectivas sobre una misma realidad.
  • Una actitud de confianza en uno mismo, en la vida.
  • Poder tener confianza en los demás.
  • La Creatividad en todas sus facetas
  • La capacidad para resolver problemas y hacerlo de un modo diferente
  • La necesidad de explorar fuera de nuestra zona de confort

 

 

× Necesitas ayuda?